Chubut El Paraíso

Lo nuevo en Mercado Libre

GRACOP Artes Gráficas

GRACOP Artes Gráficas
Tus socios creativos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail

Atardecer en Esquel

Atardecer en Esquel
Foto: Daniel Galatro

Te esperamos!!!!

27/6/11

POR LA SERRA DA ESTRELA Y BUÇACO (PORTUGAL)

El fin de semana pasado (11, 12 y 13 de abril de 2008) aprovechando que teníamos libre el viernes por la Feria de Sevilla, nos fuimos a Portugal Antonio, Amparo, Charo y yo. El jueves por la noche llegamos a la localidad cacereña de Alcántara donde pasamos la noche para aprovechar el tiempo al máximo. 

El viernes, tempranito, pasamos por el famoso puente romano, que los árabes llamaron "Kantara al Saif" (Puente de la Espada) y entramos en Portugal camino de la Serra da Estrela. Mucha historia tiene este puente que fue construido en época de Trajano por el arquitecto Cayo Julio Lacer. En un templete que hay a la izquierda figura su nombre y la leyenda: "que durará tanto como el mundo durare".



Una vez en Portugal nuestro primer destino fue Monsanto. Este precioso pueblo medieval situado en la ladera de un cerro formando por enormes bolos de granito. Fue declarado "la aldea más portuguesa de Portugal" en un concurso celebrado en 1938. Como trofeo recibió un gallo de plata que fue colocado en la Torre de Lucano (siglo XIV).



Desde el mismo pueblo sale un sendero de pequeño recorrido que sube al castillo templario mandado construir en el siglo XII por el Gran Maestre de Portugal, Gualdim Pais, después de que el pueblo fuera conquistado a los moros por Alfonso Henriques y cedido a la Orden. El sendero discurre entre los enormes bolos graníticos, algunos sirven de techumbre a las casas.



Poco a poco vamos rodeando el cerro y acercándonos al castillo construido en la cumbre.



Antes de llegar a la fortaleza pasamos por la iglesia románica de San Miguel (patrón de Portugal) y por las numerosas tumbas excavadas en la misma roca para sepultura de aquellos caballeros templarios.

En este mismo lugar los antiguos habitantes de Monsanto resistieron a los romanos durante siete años en el siglo II antes de Cristo. Este hecho se conmemora todos los 3 de mayo en la Fiesta de las Cruces.



Y llegamos al castillo, que impresiona por su austeridad y sencillez. Sus muros se adaptan y confunden con las piedras del lugar.

Desde aquí se tiene una hermosa vista de Monsanto, que parece que de un momento a otro va a ser sepultada por el rodar de uno de los grandes bloques de granito.

Este castillo, según la opinión de algunos, encierra bastantes misterios y en sus paredes hay enigmáticas inscripciones y relieves, al parecer, de carácter zodiacal.



Después de recorrer el castillo, bajamos por el camino normal hasta el pueblo disfrutando de sus estrellas y solitarias calles. Luego nos fuimos a otro pueblecito medieval muy bien conservado, Sortelha.

Para acceder a la antigua Sortelha hay que atravesar por alguna de las puertas de la muralla que rodea íntegramente a la aldea.



Se puede hacer un recorrido circular por lo alto de sus murallas, aunque éstas fueron voladas, en parte, por las tropas napoleónicas.

Desde arriba se obtiene una bella panorámica de la población situada en lo alto de la Serra da Opa.



El bajar de las murallas requiere un poco de cuidado y pericia. Muy pocos son los vecinos que viven intramuros; la población ha crecido fuera de la muralla, por eso sigue conservando todo su encanto medieval.



Y después de esta visita, por Manteigas, nos fuimos al Parque Natural de la Serra da Estrela, para subir al techo del Portugal peninsular, la Torre, de 1993 m de altura.



Antes de subir, te puedes desviar a la izquierda, para ver el llamado Poço do Inferno, donde una sucesión de cascadas y pozas crean un hermoso paraje.






Después se continúa subiendo por la carretera que se va adentrando en el llamando Valle Glaciar del río Zêzere. Sobre los 1.500 m de altura hay una curva desde la que se obtiene una bella perspectiva.



Allí mismo hay un área recreativa con arbolado, arroyos, bancos y una pequña lagunita represada, que es alimentada por las cascadas que caen de las alturas de la sierra. Estando allí empezó a nublarse, a hacer frío y a caer aguanieve.



Seguimos hacia la cumbre donde hay una estación de esquí, la única de Portugal, pero apenas si vimos nada, porque la Torre estaba rodeada por la niebla y el frío (-3º C), acrecentada la sensación térmica por el fuerte viento. Así que el tiempo justo para la foto y a la cafetería.



La noche la pasamos en la cercana ciudad de Covilha, en el confortable Hotel Santa Eufemia. Muy buene la oferta que pillamos: 30 euros la habitación doble en un hotel de tres estrellas con desayuno buffet incluido.

BUÇACO.-
El sábado nos fuimos a Buçaco. Atravesamos toda la Serra da Estrela, donde el tiempo no era nada bueno, peor que el día anterior. Llegamos a Luso donde está la Mata Nacional de Buçaco, una especie de cruce entre jardín y parque natural que es una maravilla. Aquí la naturaleza y la mano del hombre se han puesto de acuerdo en crear uno de los enclaves más notables y diversos de Europa. Un extraordinario bosque poblado de raras especies de todo el mundo. En su centro está el Palacio de Buçaco construido en el siglo XIX por la corona portuguesa junto a las ruinas del Convento Carmelita, hoy es un hotel de lujo.

Los orígenes del jardín datan del siglo VI cuando llega hasta aquí una comunidad de monjes benedictinos. Con posterioridad pasa al Obispado de Coimbra hasta que a principios del siglo XVII es cedido a los Carmelitas Descalzos. En su afán de recogimiento, además de construir el monasterio, rodean todo el jardín de un muro y siguen plantando todas las especies exóticas que les llegan de las colonias del Imperio Portugués.



Desde allí mismo parten caminos que recorren todo el parque, incluso llegan a la parte más alta llamada la Cruz Alta.



Desde una altura de 545 m se contempla una vista maravillosa, a pesar de que no dejan de caer chubascos.


Allí arranca la Vía Sacra, un Vía Crucis del siglo XVII entre una selvática vegetación que convierte la bajada en un espléndido sendero de varios kilómetros.


El camino no puede ser más hermoso.

Del palacio arrancan otros caminos que suben o bajan a las diferentes puertas de acceso a Buçaco, por todos ellos da gusto pasear.

En las Portas de Coimbra hay grabadas dos bulas del papa Gregoria XV (siglo XVII) prohibiendo bajo excomunión cortar arbolado dentro del recinto y la entrada a las mujeres (sería para proteger a los castos monjes de la tentación).



Otro de los caminos lleva a la ermita de la Asunción y la Fuente Fría, sus aguas descienden por una prolongada escalera hasta alcanzar un estanque.



Pero uno de los mejores y más sorprendentes paseos de todo Buçaco lo constituye el que discurre por el llamado Vale dos Fetos (Valle de los Helechos). El paseo va bordeado por decenas de helechos gigantes, calas, hortensias, rododendros y otras especies.



Capillas, fuentes, y su espectacular vegeatación con un sinfín de especies:abetos gigantes del Himalaya, acacias australianas, alcanforeros japoneses, araucarias brasileñas, cedros del Caúcaso, palmeras asiáticas, pinos mejicanos, sacuoyas, tilos, tuyas americanas y las especies europeas, hacen imprescindible la visita a Buçaco para el que no lo conozca.



La noche la pasamos en el Hotel Alegre de Luso, antiguo palacete del Marqués de Graciosa donde, también, disfrutamos de un precio estupendo (ventajas de la temporada baja). Por cierto, en Luso se embotella el agua mineral más famosa de Portugal, también es una localidad balnearia con mucho encanto.



El domingo visitamos el Castillo de los Templarios y el Convento de los Caballeros de Cristo de Tomar, impresionantes, pero como esto entra más en el apartado del turismo, sólo pondré un par de fotos.





Y nada más, sólo decir que ahí al lado tenemos un país que da mucho juego y al que no echamos mucha cuenta.

Enviado por Laura Leonor
Nota: algunas fotografías que recibimos no pudieron ser reproducidas por dificultades técnicas del procedimiento empleado. Gracias, amiga.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

¿Se Suman?

"Conociéndonos" Esquel- Chubut- Argentina

Esquel

Ciudad de Esquel.La ciudad de Esquel es la entrada a una incomparable región cordillerana cuya naturaleza sorprende al viajero durante todas las estaciones del año. Esquí, Trekking, rafting, cabalgatas, montañismo, pesca y tantas actividades como puedan imaginarse en medio de paisajes asombrosos; entre los que se destacan densos bosques, selvas que resguardan Árboles milenarios, ríos bravíos y espejos de agua que seducen y sorprenden.Desde esta ciudad se puede combinar la tranquilidad de los sitios alejados, la belleza de la cordillera de los Andes, la inmensidad de la estepa patagónica y una rica historia de pueblos originarios e inmigrantes.

El mago Emanuel en La Hoya

El mago Emanuel en La Hoya
¡Cuidado! Mago esquiando

"Conociéndonos" El Calafate. Santa Cruz Argentina

El Calafate

El Calafate, se ubica en los 50° 20’ latitud sur (equivalente a la ciudad de Londres), en el hemisferio norte. Dentro de la República Argentina, ubicado dentro de la Provincia de Santa Cruz, se halla El Calafate, una pequeña y muy pintoresca ciudad. Al pie del cerro Calafate y asentada en la Bahia Redonda sobre la margen sur del Lago Argentino, a 200 metros sobre el nivel del mar, se encuentra esta villa turística con más de 8.000 habitantes. La misma, cuenta con una infraestructura turística ideal, acompañando su magnífico entorno natural con todas las comodidades necesarias para una confortable estadía. Por su proximidad al imponente Parque Nacional Los Glaciares, a 80 kilómetros, se la conoce como la Capital Nacional de los Glaciares. Es la ciudad mas cercana para visitar el Parque Nacional los Glaciares y su famoso Glaciar Perito Moreno, declarados Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

Puerto Patriada - El Hoyo

Puerto Patriada - El Hoyo
Patagonia Argentina

No contamines

No contamines
Proyecto "La Elena"Diario El Chubut